Un fallo de motor trunca el viaje de Fernando Alonso en las 500 Millas de Indianápolis

Un fallo de motor trunca el viaje de Fernando Alonso en las 500 Millas de Indianápolis

Intentó la cuadratura del óvalo pero el sueño se esfumó a 21 vueltas del final. El viaje de Fernando Alonso en las 500 Millas de Indianápolis finalizó de forma súbita, con un fallo del motor Honda en la vuelta 179 de 200, cuando marchaba séptimo. Buscaba en la Indy lo que McLaren no le puede dar en la Fórmula 1. Y lo encontró, volvió a sentirse competitivo otra vez, algo que ya solo recordaba en la lejanía, pero eso se desvaneció, como le ha pasado tantas veces, por un problema de motor.

El otro español que disputaba la carrera, Oriol Servià, que rodaba séptimo a menos de 20 vueltas para el final, con opciones de ganar, también acabó fuera tras un accidente múltiple. La victoria se la llevó Takuma Sato, un viejo conocido de Alonso de la Fórmula 1, compañero de equipo y por tanto también con motor Honda, tras un final de carrera sensacional. En las últimas cinco vueltas, luchaban por la victoria el británico Chilton (Chip Ganassi), el brasileño Helio Castroneves (Penske) y el japonés. Castroneves le arrebató el liderato al piloto de Ganassi en la vuelta 194. Una después Sato se hacía con la cabeza de carrera para ser el primero en ver una bandera a cuadros a la que saludó con un estruendoso grito.

“Ha sido una pena, merecíamos acabar la carrera, experimentar la última vuelta”, dijo Alonso tras la retirada. El de McLaren fue víctima de lo que más preocupaba a todos los pilotos con su mismo motor. En la Indycar solo hay dos fabricantes: Honda y Chevrolet. Los primeros se habían estado mostrando más rápidos en el óvalo, pero menos fiables. Se dieron las dos cosas en la carrera. El motor del español fue el décimo de Honda que echaba humos desde los primeros libres, el segundo del asturiano. Pero también fue la marca que dominó en cabeza: cuatro de los cinco primeros coches, incluido el del ganador, llevaban el motor japonés.

Pasara lo que pasara, la atención estaba puesta en Alonso. La decisión que tomó con la aprobación y el impulso de McLaren revolucionó el deporte de motor a ambos lados del Atlántico. La Indycar lo acogió como una señal de respeto a su competición, como un escaparate potente para atraer a los fans de Europa, donde prácticamente es desconocida. El público correspondió ovacionando al español cuando se retiró. En la Fórmula 1 algunos habían mostrado recelos. La apuesta, antes de la carrera, le había salido redonda a McLaren, que se vio competitivo en la cita americana.

Fuente: El País

Comentarios de Facebook

Nosotros

Somos Profesionales del automóvil.
Encontramos el coche que estás buscando, tanto en subastas nacionales como internacionales.
Sin ningún tipo de compromiso de compra

¿Te Gusta?

¿Hablamos?

Financiación

Copyright © Buscamostucoche.es 2017

Diseño Web Creoideas